Σάββατο, 20 Φεβρουαρίου 2010

Ο ΠΛΗΘΥΝΤΙΚΟΣ ΑΡΙΘΜΟΣ


Vaso Katraki (Grecia, 1914-1988)

El número plural

El amor,
nombre sustantivo,
muy sustantivo,
singular,
su género ni femenino ni masculino,
su género indefenso.
Número plural
los amores indefensos.

El miedo
nombre esencial,
en el principio singular
después plural:
los miedos.
Los miedos
por todo a partir de ahora.

La memoria,
nombre capital de las tristezas,
nombre singular,
simple nombre singular
e invariable.
La memoria, la memoria, la memoria.

La noche,
nombre esencial,
femenino,
singular.
Nombre plural
las noches.
Las noches a partir de ahora.

Kikí Dimulá (1931- ) / Grecia
Traducción: Meli San Martín


Vaso Katraki (Grecia)

5 σχόλια:

El Anfitrión Griego είπε...

Kikí Dimulá [Κική Δημουλά] es una poetisa griega, miembro de la Academia de Atenas.


Biografía
Nació en 1931 en Atenas donde vive actualmente. Ha trabajado como empleada del Banco de Grecia y fue elegida miembro de la Academia en 2002. Se casó con el matemático y poeta Azos Dimulás con el que ha tenido dos hijos. Los temas que dominan sus poemas son: la ausencia, el daño, la pérdida, la soledad y el tiempo. Es característico de su poesía la personificación de los conceptos abstractos, el uso insólito de palabras comunes y una actitud burlona y amarga al mismo tiempo. Gracias al uso de temas variados, desde el «chico Marlboro» hasta teléfonos móviles, y a la forma tan original de tergiversar la gramática, acentúa la fuerza de las palabras a través del asombro y la sorpresa aunque siempre conserva la sensación de esperanza. Todos sus versos sugieren la estabilidad de un mundo cuyos ojos no pueden ver pero que se convierte en un todo gracias a su reconstrucción imaginaria dentro del poema como un conjunto orgánico. Esta dimensión de asombro y sorpresa se ha convertido en un factor emocional constitutivo en la poesía griega contemporánea.

Premios
Ganó en 1972 el segundo Premio Nacional de Poesía por el poemario Το λίγο του κόσμου [Lo poco del mundo], en 1989 el Premio Nacional de Poesía por Χαίρε ποτέ [Adiós nunca] y en 1995 el Premio de la Fundación Uranis de la Academia de Atenas por el poemario Η εφηβεία της λήθης [La adolescencia del olvido]. La Association Capitale Européenne des Littératures (ACEL) ya le ha anunciado su premio, el Premio Europeo de Literatura para marzo de 2010. Sus poemas se han traducido al inglés, francés, español, italiano, polaco, búlgaro, alemán y sueco.

es.wikipedia.org

El Anfitrión Griego είπε...

Sobre la poesía de madurez de Kiki Dimoula

Artículo de Vrasidas Karalis
Profesor adjunto de la Universidad de Sidney

La poesía tardía de Kiki Dimoula añadió sin dudas una nueva dimensión a la poesía griega moderna. Habiendo experimentado el drama de la disolución existencial de la postguerra y al mismo tiempo habiendo caminado hasta el callejón sin salida de un mundo que perdió el don de la fe, su poesía dibujó un universo al tiempo sin techo e inseguro; un universo en el que la poeta, para sobrevivir, ha de sumergirse e interferir en la lógica de las líneas fundamentales del proceso creativo.

Sus escritos enfrentaron la gramática griega contra el sentido de las palabras, intentando así ensalzar la fuerza emotiva del verso a través de la perplejidad y el asombro. Cada una de sus versos trabajan en sostener la estabilidad de un mundo que los ojos no pueden ver, pero que se torna completo a través de la reconstrucción imaginaria del poema como un todo orgánico. Esta dimensión de perplejidad y asombro se ha convertido en un factor emotivo muy presente en la poesía griega contemporánea.

La poesía de Dimoula introduce los temas de la ausencia y el olvido en un caleidoscopio donde los colores y las formas se disuelven y mezclan para ser reconstruidos en una armonía y orden ocultos.

Su poesía convierte la fluidez en un proceso transubstancial: el universo se torna mundo otra vez, la agonía se convierte en anhelo, la ausencia aparece como una liberación del tiempo. El lenguaje de la poeta rompe con hábitos y niega las certidumbres de una tradición romántica que no puede ver el tiempo perdido como una presencia continua y activa. En sus versos el tiempo subjetivo renace y se realiza eternamente como una experiencia colectiva y una imagen prismática. Su poesía, pasada por las cribas de Heráclito, presenta el mejor mundo dentro de una ontología subjetiva y lo presenta como material sensitivo y fenómeno estético.

Para Dimoula, el silencio, la migración y la minimización penetran el lenguaje para así disolver la coherencia de una lógica que es incapaz de descifrar su mensaje. En ellos la poeta descubre dimensiones existenciales que erran en la experiencia pero que la mente, oscurecida como está por el aturdimiento de la razón, se niega a aceptar. Este es precisamente el propósito de la poesía de Dimoula: crear un espacio para la realización del mejor mundo. Cada uno de sus poemas sitúa y condensa dimensiones de este mundo complejo y ordenado que ella aguarda.

Es por esto que cada uno de sus poemas minan la autoridad del silencio, cada palabra abole el poder de la oscuridad y de lo tenebroso. La poeta desea arrojar algo de luz sobre esas fuerzas movilizadoras de la psique; no sobre el subconsciente freudiano de los deseos reprimidos, sino sobre el área de la identidad, la oscura Perséfone que pertenece a cada uno de los mortales y reina dentro de nuestro Hades personal: un resorte subjetivo, un camino a la multiplicidad. De ahí que cada uno de los poemas de Dimoula sea un ritual de muerte homérica, una llamada a la memoria de los antepasados con la búsqueda de la sensación de ausencia que ellos dejaron; y cada llamada da sentido a sus versos, moldea la esencia y la energía, el cuerpo, el lenguaje y el calor humano.

El Anfitrión Griego είπε...

Para Dimoula todo convive en una simultaneidad de múltiples niveles dentro del tiempo vivido donde no existe distinción temporal y todo se identifica absolutamente y es liberado con el sobrecogimiento de la memoria. Precisamente esta emoción inicial domina en su trabajo: el sobrecogimiento ante la pérdida y la disolución, en el tiempo y en la distancia; el sobrecogimiento ante el poder del lenguaje resucita y reemplaza completamente todo aquello que ha desaparecido y quedado en el olvido.

En breve, la poesía de Dimoula ilustra el restablecimiento de las analogías simétricas entre memoria y realidad, entre la humanidad y su espacio; al final entrevé la posibilidad de la transustanciación después del deterioro, la resistencia surgida del caos y la confusión de la historia a través del poder del lenguaje.


Traducción de Susana García de Quirós
sites.google.com

Beatriz είπε...

Qué hermoso poema... ¡Gracias!

Meli San Martín είπε...

Estimado "Anfitrion Griego": es un honor para mí que hayas recurrido a mi página para publicar un poema de Kiki Dimoula. Pero creo que has escogido quizá el poema más divulgado (es fácil, bienconstruido pero fácil) cuando esta autora es endemoniadamente difícil. Tengo traducciones de otros poemas y puedes publicarlas. Hay personas, como yo, a las que les gustan los textos complicados (siempre que sean buenos).
Encantada de conocerte y un abrazo.

Related Posts with Thumbnails