Τρίτη, 25 Οκτωβρίου 2011

1940. Η ΙΤΑΛΙΑ ΚΗΡΥΣΣΕΙ ΤΟΝ ΠΟΛΕΜΟ ΣΤΗΝ ΕΛΛΑΔΑ

Vula Papaioanu (Grecia)



Metaxás, al estallar la Segunda Guerra Mundial, en septiembre de 1939, tenía la intención de mantener al país alejado del conflicto y, al mismo tiempo, seguir una política de neutralidad amistosa hacia Gran Bretaña. Musolini, sin embargo, ansiaba demostrar a su aliado del Eje, Hitler, que él también podía conseguir victorias espectaculares, y para ello escogió el fácil objectivo que representaba Grecia, o al menos eso era lo que él creía. En agosto de 1940, un submarino italiano torpedeó el crucero “Elli”, acción que se saldó con un número considerable de víctimas mortales. Dos meses más tarde, a primeras horas de la mañana del 28 del octubre de 1940, el enviado diplomático italiano de Atenas comunicó un humillante ultimátum a Metaxás, que fue rechazado inmediatamente. En cuestión de horas, soldados italianos cruzaron la frontera greco-albanesa y Grecia entró en guerra.

Richard Clogg: Historia de Grecia (Cambridge University Press, 1998)

Πέμπτη, 20 Οκτωβρίου 2011

ΤΟ ΚΑΛΟΚΑΙΡΙ ΤΟΥ 1940


Cuando colocaron la sirena encima de la casa vecinal, se nos encogió el corazón y diríase que la luz se ensombreció en el patio. Día y noche la teníamos en el pensamiento –a ella y a la guerra. Incluso las riñas en la vecindad cesaron por un tiempo y, por el contrario, crecieron las comidillas acerca de la política y de los bombardeos. Pero, cuando un día hicieron un simulacro de alarma y saltó nuestra sirena al tiempo que las otras, nuestra mente se conmocionó de miedo, pero también por un recóndito orgullo.
Desde el momento en que Italia había puesto el pie en Albania, estábamos todos seguros de que, tarde o temprano, los italianos nos golpearían y de que nuestra ciudad la bombardearían de todas todas. Lo que más temíamos de todo, eran los gases. Los italianos habían lanzado gases también en Abisinia. Los niños nos reuníamos y hablábamos enardecidos de los diferentes tipos de gases que oíamos. Aparte de los que le provocan a uno asfixia, también estaban los que quemaban le piel. Nada más pisar el suelo regado con ese gas, se te quemaban los pies. Había llegado a la conclusión de que en tal circunstancia, convendría cambiarse constantemente de zapatos. Y yo sólo tenía un par; por ello, precisamente, no jugaba al futbol. Otros hablaban de unas bombas de quinientos kilos que perforaban, según decían, hasta el cemento más grueso; pero de ésas no tenían los italianos, sino sólo los alemanes y los ingleses.

Yorgos Ioannu: El Sarcófago (Secretariado de publicaciónes e intercambio científico Universidad de Valladolid – Ministerio de Cultura de la República de Grecia, 1998)
Trad.: Amor López Jimeno, Elisa Ibánez Orcajo, Román Bermejo López-Muñiz

Σάββατο, 15 Οκτωβρίου 2011

ΜΟΥΣΙΚΟΤΗΤΑ

Yanis Stavru (Grecia)

MUSICALIDAD

Bella música de los días
otoñales en Tessalónica
cuando la lluvia cae, a veces, densa
o también ligera; y después nuevamente
se intensifica esa lluvia plateada
de los primeros días otoñales,
tan diáfana y delgada como

una conversación lenta y musical de mujeres
en el otoño de su vida.
De aquellas mujeres que permanecen
tranquilas y en el silencio,
un poco orgullosas o melancólicas
y que, a veces, cuando hablan
se apresuran a decir aquello
que tal vez quisieran olvidar.

Zoí Karelli (1901-1998) / Grecia

Poesía Griega Contemporánea (Editorial Arte y Literatura, 1998)
Traducción: Nina Anghelidis y Carlos Spinedi


Τετάρτη, 5 Οκτωβρίου 2011

ΚΑΛΛΙΣΤΕΙΑ ΕΛΛΗΝΙΔΩΝ


Aspasia Karachá, Miss Grecia, Miss Europa 1929 (2nda)


Aliki Diplaraku, Miss Gecia, Miss Europa 1930


Desi Mavraki, Miss Grecia, Miss Europa 1952 (3ra)


Korina Tsopéi, Miss Grecia, Miss Universo 1964


Vana Papadaki, Miss Grecia, Miss Europa 1973(3ra)


Marina Chindikidu, Miss Grecia, Miss Europa 1992


Irini Skliva, Miss Grecia, Miss Mundo 1996


Evelina Papulia, Miss Grecia, Miss Universo 2001 (2nda)

Related Posts with Thumbnails