Δευτέρα, 30 Νοεμβρίου 2009

ΓΑΛΑΚΤΟΜΠΟΥΡΕΚΟ

Image Hosted by ImageShack.us
.
Galaktobúreko
El galaktobúreko (γαλακτομπούρεκο) es un postre griego de crema pastelera (a veces aromatizada con limón o naranja) en pasta filo. Puede hacerse en una sartén, con la pasta filo dispuestas en capas por encima y por debajo, o enrollada en porciones individuales de unos 10 cm de largo.
A diferencia de la milhojas, a la que recuerda, la crema pastelera se cocina con el pastel en lugar de añadirse después.
Se sirve con un sirope claro.
Su nombre procede de las palabras gala (γάλα, ‘leche’) y burek (la palabra turca origen de börek para los pasteles), por lo que de hecho significa ‘pastel de leche’. (es.wikipedia.com)

Igredientes
• 6 huevos
• 300 g de azúcar
• 150 g de sémola fina
• 250 g de mantequilla
• 1 cucharada de cáscara rallada de limón
• 1 cucharada de cáscara rallada de naranja
• 1 l de leche entera
• 10 láminas de pasta filo "Feuilles de FILO"
• 1 vaso de agua
• 1 cucharada de zumo de limón
• 5 cucharadas de azúcar
• 1 cucharada de canela molida
.
Preparación:
1. Batimos los huevos con el azúcar hasta que el líquido saque un poco de espuma. Continuamos batiendo durante otros 2 minutos mientras vamos añadiendo la sémola, el jugo de limón, la cáscara rallada de limón y de la naranja. Continuamos batiendo y agregamos la leche y las 2 cucharadas de la mantequilla derretida. Batimos aproximadamente durante otros 6 minutos hasta que quede como una crema ligera.
2. Vamos precalentado el horno a 180º C para que cuando metamos el galaktoboureko esté caliente.
3. Introducimos el relleno anterior en una cazuela y calentamos a fuego medio durante 3-4 minutos hasta que nos quede como una bechamel, siempre batiendo con unas varillas para que no queden grumos en la crema. Retiramos del fuego y dejamos que enfríe.
4. Untamos con la mantequilla la mitad de las hojas de pasta filo y las ponemos en un molde de bizcocho previamente engrasado con mantequilla. Las láminas irán superpuestas, en este caso son 5 hojas, y dejamos que sobresalga por los lados del molde, como si fuese una tarta de manzana. El resto serán para cubrir el pastel.
5. Añadimos la crema de leche en el recipiente. Repartimos uniformemente la crema en la parte inferior del molde y a los lados, sin vacíos y sin burbujas de aire. Y al final envolvemos la crema con los bordes de la pasta filo sobrante de los lados.
6. Cubrimos con el resto de las láminas el molde presionando un poco para que no quede nada de aire y marcamos la pasta filo ligeramente con un cuchillo dibujando unos rombos o cuadrados (esto es para adornar pero tambien para que luego con el almibar o caramelo se empape bien).
7. Metemos el galaktoboureko a 180º C durante unos 30 minutos hasta que quede cuajada la crema y se dore la pasta filo de encima.
8. Preparamos el almíbar o caramelo introduciendo en una cazuela el agua y cuando esté en ebullición añadimos el azúcar y la cucharada de limón durante 10-15 minutos a fuego medio hasta que quede con la consistencia y el color de la miel. Dejamos que se temple para echarlo cuando saquemos el pastel del horno.
9. Sacamos el pastel del horno y le añadimos el caramelo. Dejamos que se enfríe unas 2-3 horas y lo servimos espolvoreado con un poco de canela (esto es opcional).
10. Podemos dejarlo en la nevera varios días y que esté igual de bueno o más aún que el primero. (recetasderechupete.com)

Τετάρτη, 25 Νοεμβρίου 2009

Παρασκευή, 20 Νοεμβρίου 2009

Κυριακή, 15 Νοεμβρίου 2009

ΚΑΠΝΙΣΤΕΣ

Image Hosted by ImageShack.us Image Hosted by ImageShack.us
Alekos Fasianós (Grecia, 1935- )

Τρίτη, 10 Νοεμβρίου 2009

Πέμπτη, 5 Νοεμβρίου 2009

ΕΘΙΣΜΟΣ ΣΤΗ ΝΙΚΟΤΙΝΗ

Image Hosted by ImageShack.us
Jristos Garufalís (Grecia, 1959- )
.
Fumé mi primer cigarrillo a los once años, en 1943. (…)
Mijalis se acercó a mí, me pasó el brazo por el hombro, como de igual a igual, y me enseño lo que tenía que hacer.
- Apriétate la barriga con la otra mano y aspira hondo.
Cogí el cigarrillo e hice lo que me dijo. De repente sentí que me ardía la garganta y que los ojos se me salían se las órbitas. El humo del cigarrillo se me fue por otro lado y, ahogado por la tos, empecé a escupir sin parar. Los gemelos se partían de risa y echaron a correr persiguiéndose y dando brincos como cabras. Vasilis fue tras ellos. (…)

Fumé mi segundo cigarrillo cinco años más tarde. (…)
Al día siguiente teníamos examen de Historia. Me encerré en mi habitación e hice el intento de estudiar. A primera hora de la tarde vino Nicos y me sacó de casa. Tampoco él podía concentrarse. La historia, en forma de una curva sexual de nalgas muertas, se mofaba de nosotros desde la cima de aquella pirámide matinal.
Salimos a la calle y al final acabamos por la zona de la estación. Más allá de las vías, en la vieja carretera que iba a Tegea, estaba el burdel oficial de Casamías. La casa estaba vallada, y a pesar de que aún era de día, en la fachada principal brillaba una bombilla desnuda. Nos quedamos fuera, indecisos. No nos atrevíamos a confesar que nos faltaba el coraje para entra. Finalmente, salimos del atolladero por la puerta de servicio, al otro lado de la tapia. Se abrió de repente y por ella apareció encorvado el poeta nacional, con el pañuelo y las botas militares.
Nos hicimos a un lado de un brinco, rodeamos la tapia y fuimos a dar a una de las esquinas. Nos quedamos rígidos contra la pared. Delante de nosotros había un canalillo de aguas verdosas. Cientos de condones usados se pudrían en él. Mientras esperábamos a que el poeta se alejara, Nicos sacó dos cigarrillos del bolsillo de su chaqueta. Había empezado a fumar desde el día del famoso chasco y, para no dejar huellas, compraba los cigarrillos sueltos, siempre de dos en dos. Me dio uno y esa vez no lo rechacé. Lo encendí, aspiré el humo con cuidado, lo retuve por un momento en la boca y después lo fui dejando salir a bocanadas.

Zanasis Valtinos: Afdicción a la nicotina en
Adicción a la nicotina y otras obsesiones (Ediciones de oriente y del mediterráneo, 2005)
Related Posts with Thumbnails