Κυριακή, 28 Φεβρουαρίου 2010

Η ΧΑΡΑ ΤΗΣ ΜΗΤΡΟΤΗΤΑΣ

La alegría de la maternidad

Por las noches hago trabajos peligrosos.
Ato grandes cuerdas
de ventana a ventana
y cuelgo diarios clandestinos.
Qué puedo hacer, la poesía ya no rinde.
Nos lo dijeron también otros, te dicen.
Y después, hay algunos que cantan
la alegría de la maternidad.
Mi hija nació
como todos los niños.
Al parecer, tendrá también fuertes pies
para correr a las manifestaciones.


Jrisa Romanú (Grecia)

Los subterráneos

En galerías secretas, con ahorcados y anfibios y un
rumor como de agua que pasa. Mucha agua.
Detrás de las paredes se arrastra algo inmenso y
pesado, que ha hervido en fuegos horribles, acaso un
manantial, un pasaje subterráneo, y se agita, y todo
lo estrecha y absorbe. Sin sonido.
Allí esperarán hombres tiernos llorando. Con sus
largos cabellos erizados en la oscuridad, como de
ahogados.

Jeny Mastoraki (1949- ) / Grecia

Poesía griega moderna (ed. Vinciguerra, 1997)
Trad. Horacio Castillo

Πέμπτη, 25 Φεβρουαρίου 2010

ΓΥΝΑΙΚΕΣ 5




Jronis Botsoglu (Grecia, 1941- )


Σάββατο, 20 Φεβρουαρίου 2010

Ο ΠΛΗΘΥΝΤΙΚΟΣ ΑΡΙΘΜΟΣ


Vaso Katraki (Grecia, 1914-1988)

El número plural

El amor,
nombre sustantivo,
muy sustantivo,
singular,
su género ni femenino ni masculino,
su género indefenso.
Número plural
los amores indefensos.

El miedo
nombre esencial,
en el principio singular
después plural:
los miedos.
Los miedos
por todo a partir de ahora.

La memoria,
nombre capital de las tristezas,
nombre singular,
simple nombre singular
e invariable.
La memoria, la memoria, la memoria.

La noche,
nombre esencial,
femenino,
singular.
Nombre plural
las noches.
Las noches a partir de ahora.

Kikí Dimulá (1931- ) / Grecia
Traducción: Meli San Martín


Vaso Katraki (Grecia)

Δευτέρα, 15 Φεβρουαρίου 2010

ΓΥΝΑΙΚΕΣ 4



Yanis Psijopedis (Grecia, 1945- )

Τετάρτη, 10 Φεβρουαρίου 2010

ΕΙΜΑΣΤΕ ΣΩΜΑ


Lida Papakonstantinu (Grecia, 1945- )

Somos cuerpo

Somos cuerpo.
Sus recios nudos nos atan al gemido.
Allí están cautivos nuestros miembros.
Quieren moverse, huir,
pero no pueden.
Nos ha atravesado las manos
con el clavo del dolor
que todo el amor de nuestras entrañas
trata de arrancar.
El amor, el amor,
que sólo en el cuerpo quiere habitar,
permanecer como un esclavo allí para siempre
o encontrar dolorosamente los oscuros escalones
que llevan a la secreta puerta del cielo.

Olga Votsi (Grecia, 1922-1998)

Poesía griega moderna (ed. Vinciguerra, 1997)
Trad. Horacio Castillo

Παρασκευή, 5 Φεβρουαρίου 2010

ΓΥΝΑΙΚΕΣ 3



Yanis Móralis (Grecia, 1916-2009)

Related Posts with Thumbnails